sábado, 28 de mayo de 2016

En la punta de los alfileres
Los ángeles depositan
Mi voz hueca y fría de noche sin descanso.
Mi voz humana,
La tuya,
De la que dependo para encontrarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada