viernes, 5 de agosto de 2016

La habitación en tiniebla.
Arrancas o desnudas tu dolor
como humedad en nucas de escarcha.
Desgarras el lenguaje.
Verbo, carne inocencia.
Te deshaces en todos los cuerpos
a través del abandono.
La ciudad oscurece.
Luvia inexistente que cae en el abismo de una mujer.
Párpado en el párpado.
No nos sentimos.
La luz a través de la cerradura.
Es tu voz quien la escribe
o te describe?
Te ves reflejado
Blanco pelo,
tijeras de terreno inútil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada