lunes, 1 de agosto de 2016

Nuestro dominio,
no
de la definición,
no, 
en los huesos 
partidos
de la noche,
sino
en
la esperanza
de
poder
dominar
la altura
cuando
nos miramos
profundamente
hacia abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada